Aunque la última generación de impresoras tiene capacidades más impresionantes que los modelos anteriores, las impresoras siguen siendo conocidas por dar a los usuarios más problemas que casi cualquier otro dispositivo que se use para trabajar.  Con un poco de conocimiento sobre cómo limpiar una impresora, puedes evitar los atascos de papel y los errores de impresión que a menudo hacen que las impresoras sean tan frustrantes de usar.

Cuando intentes revisar tu impresora debes de desconectar la alimentación y mantener las manos alejadas de los fusores calientes y las piezas móviles dentro de la impresora. Esto evitará daños innecesarios a la impresora y a ti.

En algún momento, es probable que haya visto salir un documento de una impresora con líneas blancas en el texto o en los gráficos en los que falta tinta, aunque los cartuchos estén llenos. Esto significa que los cabezales de la impresora están obstruidos y deben limpiarse.

La acumulación de polvo, tóner y otros desechos dentro de la impresora puede causar atascos y rayas de tinta que aparecen en los papeles donde no los quiere. Una solución rápida es eliminar las partículas. La mayoría de los fabricantes proporcionarán instrucciones específicas en el manual de la impresora. Asegúrate de leerlos porque hay algunas partes del cartucho que no debes limpiar.

Como la mayoría de los productos, tu impresora durará más si la cuida bien; incluso un atasco de papel resuelto incorrectamente puede llevar a problemas de impresión en el futuro. En lugar de frustrarse cuando se produce un atasco y sacar el papel, consulte las instrucciones que vienen con la impresora para encontrar la mejor manera de solucionar un atasco en su modelo específico.

Por supuesto, ninguna impresora es perfecta, habrá atascos, manchas y errores ocasionales. Nuestra mejor recomendación es que te respaldes por un grupo de técnicos que te ayuden a darle un correcto mantenimiento a tu impresora.

Llama a Copy-Fix, te ayudaremos de inmediato.